Centrales virtuales

Que es lo que hay que saber para acertar en la elección de una central virtual:

600 535 Pana-Ret Telefonía

Gracias a la expansión de la fibra óptica, las empresas disponen de una nueva herramienta de comunicación: la central virtual.

Esta se caracteriza por la ausencia de una central física en el domicilio del usuario, ya que las funciones de central telefónica las realiza el operador de telefonía y/o internet, a través de la tecnología VoIP y mediante protocolo SIP.

Pero no nos perdamos en terminologías: simple y llanamente una central telefónica virtual es un conjunto de teléfonos IP interconectados a nuestra red local y que disponen de las funciones más habituales de una central telefónica física. Nos permite gestionar las llamadas entrantes y salientes, por supuesto también las internas, la integración de los smartphones como extensiones de la central y a través de programas de softphone, utilizar los ordenadores como extensiones también de estas.

Si además le añadimos como ventaja que las comunicaciones son mucho más baratas comparadas con las líneas tradicionales, parece que hemos encontrado la piedra filosofal.

¿Como es, entonces, que se siguen vendiendo centrales físicas?

Para poder responder a esta respuesta, debemos tener en cuenta varios condicionantes que os queremos hacer notar, para que los tengáis presentes por si os encontráis en la situación de decidir por una central física o virtual.

Vamos a ello:

  1. Pago del servicio.- Si optáis por una central física, invertiréis en el equipamiento, normalmente se financia a través de renting y una vez finalizado este, solamente se abonan los costes derivados del tráfico. En el caso de una central virtual, es un pago por uso y estaréis abonando el valor del servicio hasta que dejéis de disfrutarlo.
  2. Inversión.- La compra de una central física comporta una inversión de capital, mientras que en el caso de una central virtual no existe.
  3. Número de extensiones.- En una central física estas solo afectan en el momento de la configuración del equipo, pero en una central virtual, el coste mensual del servicio va en función del número de extensiones de la instalación.
  4. Tráfico.- Hay que tener en cuenta si la empresa tiene una actividad que comporta realizar llamadas continuamente, o por el contrario es más receptora de las mismas. En el primer caso, la implantación de tarifas planas está justificada, mientras que en el segundo si se aplican estas, se estará tirando el dinero. Por otro lado las cuotas de mantenimiento de línea de la VoIP, es muy baja comparada con las de par de cobre o convencionales.
  5. Pago por CIF o por extensión.- Otro de los puntos importantes, ya que si el pago del tráfico es a nivel de empresa o CIF, es mucho más interesante que si lo es por extensión; en este último caso puede ocurrir que una extensión exceda de los minutos contratados, por lo que deberá pagar un sobrecoste y otra no llegue al mínimo.
  6. – La integración de los teléfonos móviles como extensiones de la central virtual, es uno de los factores más diferenciales con respecto a la solución de central física; aunque esta última ha hecho últimamente los deberes y ya dispone de soluciones interesantes y competitivas.
  7. Puntos remotos.- Más fácil la integración de extensiones ubicadas en sedes remotas en las soluciones basadas en centrales virtuales que en las centrales físicas; aunque el inconveniente en las primeras que la gestión de dichas extensiones dependerá del operador y en las segundas del mantenedor de la central física.
  8. – Factor más importante de lo que a priori parece, el mantenimiento de las centrales virtuales son realizados por los propios operadores, salvo excepciones de operadores que ceden la gestión de las instalaciones de sus clientes a distribuidores autorizados. Los primeros tienen el gran hándicap de la movilidad de las plantillas. Las empresas subcontratadas sufren una alta rotación de personal técnico, por el contrario los operadores que han cedido la instalación y el mantenimiento de las instalaciones de sus clientes a distribuidores que también ofrecen soluciones de centrales físicas, tienen el personal altamente cualificado y casi siempre el técnico esta asignado a un cliente, por lo que se conoce la instalación perfectamente.
  9. Integración con la red local.- Este es otro de los puntos en que no se tiene en demasiada consideración y tiene mucha importancia. Normalmente los teléfonos IP se suelen instalar entre la toma de datos de la pared y el ordenador; es decir, se comparte la toma de datos. Si los teléfonos trabajan con un ancho de banda de 10/100, estos ralentizarán la gestión del ordenador. Este punto cada vez tiene mayor importancia ya que los operadores ofrecen caudales más elevados de internet. Es muy recomendable que se dupliquen los circuitos: uno para voz y otro para datos y a ser posible con dos subredes internas.
  10. Y por último la decisión más delicada, que operador de servicios elegir.- Por un lado existen los operadores tradicionales de líneas de par de cobre y móviles. No son baratos, pero suelen ser fiables. En el otro extremo, hay operadores que ofrecen productos muy económicos, pero a base de incluir más tráfico de lo que el canal puede aguantar y entonces, en horas punta, se producen llamadas con ecos, cortes de voz, etc. Entre unos y otros existen operadores con sobrada experiencia en el mundo de la voz sobre internet, que ofrecen productos ajustados en precio, pero sin mermar la calidad de la solución. LCRcom es uno de ellos y desde Pana-Ret Telefonía, lo aconsejamos como una solución ajustada en precio, un alto nivel de atención postventa y conocimiento del producto.